Resucitado de entre los muertos

Aruna - St Albans, RU


Photo of Aruna

Me llamo Aruna Warry, soy de la India y este testimonio es sobre mi madre.

Antes de que yo naciera, mi padre que es Pastor, había comenzado un nuevo ministerio Pentecostal. Cuando yo era muy pequeña mi madre falleció repentinamente y un doctor confirmó su defunción. Mi padre se quedó al cargo de mis tres hermanas, un hermano y de mí. Mi padre dedicaba su vida a servir a Dios y pensó que no podría consagrarse al ministerio religioso si tenía que cuidarnos él solo.

Dejó a familiares y amigos llorando sobre el cuerpo de su esposa y se fue a otra habitación a rezar. Imploró a Dios que le devolviera su esposa por lo menos durante veinte años para que sus hijos pudieran crecer y él pudiera dedicar ese tiempo a servir a Dios.

Entonces fue donde estaba el cuerpo de mi madre y ordenó que ¡resucitara en el nombre de Jesús! Inmediatamente mi madre comenzó a respirar, abrió los ojos y se incorporó.

La gente le preguntaba: “Durante las horas que has estado muerta, ¿qué ha ocurrido?” Ella les dijo que dos personas habían venido y se la habían llevado con ellas. Cuando se iban, una voz dijo:”Retornadla”. La gente que se la llevaba preguntó “¿Por qué? Tú dijiste que debíamos subirla”. La voz dijo:”Mi hijo ha suplicado que se la devuelva durante veinte años para que él pueda servirme”.

Pasaron veinte años y una mañana mi madre sintió un dolor en el abdomen que empeoró durante los dias siguientes. Fue al hospital y le hicieron una ecografía y encontraron una enfermedad nefrótico poliquística (enfermedad del riñón). El doctor me explicó que a mi madre le había comenzado una insuficiencia renal y que aunque la someterían a una dieta específica, sus riñones dejarían de funcionar paulatinamente. A medida que la enfermedad empeorara, debería someterse a diálisis para seguir viviendo. Pero no era una cura y solamente la mantendría viva durante unos años. Para seguir viviendo necesitaría un transplante de riñón. Desgraciadamente, no se le pudo hacer un transplante.

Dos años más tarde, después de que había hecho diálisis durante un año, se puso muy enferma de repente y la llevamos al hospital. La examinaron y encontraron líquido en sus pulmones, por lo que tenía dificultades para respirar. Era tan severo que el flujo comenzó a salir por su nariz, dejó de respirar y perdió el conocimiento. Su frecuencia cardíaca bajó a menos de diez pulsaciones por minuto y tuvieron que mantenerla con inyecciones suprarrenales. Su médico la puso en un respirador artificial ya que no podía respirar sin ayuda y también comenzó a tener hemorragias internas. El doctor dijo que no sobreviviría y que podía morir en cualquier momento.

Toda mi familia empezó a rezar por mi madre. Mi padre rogó al Señor para que su esposa se restableciera ya que no podía soportar el llanto de sus hijos. Dios le dijo a mi padre que él Le había pedido veinte años y que ella ya había vivido veintidós. Mi padre pidió a Dios “Dale una segunda oportunidad de vivir”. Entonces mi padre nos llevó hasta nuestra madre, puso sus manos en la cabeza de ella y en el nombre de Jesús la ordenó resucitar. Ella abrió los ojos y le pedimos a un doctor que le retiraran el tubo del respirador artificial ya que ahora ¡ podía respirar!. Después de ser examinada por el doctor y comprobar que la frecuencia cardiaca era normal y que la hemorragia interna había cesado, la desentubó. Ella se incorporó y pidió comida. Le dieron de alta del hospital al día siguiente.

Vivió un año más, hasta que un día durante el desayuno les dijo a mis hermanas más jóvenes que no creía que iba a vivir mucho mas tiempo. Ellas, que eran enfermeras, le chequearon el pulso y la tensión sanguínea pero no encontraron pulso ni detectaron tensión. Le dijeron que debía ir al hospital. Mi madre caminó hacia el coche, a pesar de no tener pulso ni tensión arterial. Continuó diciendo que era inútil y que no iba a vivir. Mientras la conducían al hospital, ella cerró los ojos y murió.

Alabado sea el Señor por los milagros conferidos a mi familia...

Amor en Jesucristo

Aruna

Comments

hola tengo una enfermedad. en el estomago que no pieden curarme los medicos.y ya no se que hacer oro a dios pero no se si ya me escucha y estoy mal no puedo curarme y tengmiedo a que me de algpo peor

LLevaba yo 7 anos de haberme convertido al senor y mi esposa enfermo de cancer en el colon y le operaron pero mientras ella estaba en sala de cirujia yo me mantuve orando para que el senor le permitiera vivir por 12 anos en lo que mis hijos pudieran depender de si mismo al pasar 12 anos murio.Aqui vemos que lo que le pidamos al padre en el nombre de Jesucristo su hijo el lo hace porque el prometio estar con nosotros siempre DIOS les bendiga

Post new comment