Liberado de la música rock

Martijn - Den Haag, Países Bajos


Photo of Martijn

Bandas como "Sick Of It All", "Suicidal Tendencies", "Pro-Pain", "Slayer", "Metallica", "Congress", "Slipknot" – eran mis héroes. A los catorce años, no me dejaron ir a un concierto de "Metallica" y por esto heché a perder todo un año en el colegio y odiaba a mis padres. Mi rebelión debió de empezar algo antes de eso, pero fue después de este incidente cuando las cosas ya empeoraron. Empecé a odiar a todo el mundo y todo el mundo tenía la culpa, excepto yo.

Entre los diecisiete y los dieciocho años me calmé un poco al darme cuenta de que mi conducta no jugaba a mi favor. Poco a poco comencé a conocer a mas y mas gente y pensaba que estaba haciéndolo bastante bien. Sin embargo, cuando algo iba mal o estaba descontento por cualquier razón, me daba por la música otra vez y esto me hacía sentir mejor. Me encantaba ir a conciertos heavy metal y festivales: detrás del sexo, las drogas y el Rock’n’ Roll, y me aferré a la socio-política de los temas de bandas como "SOIA", "Pro-Pain", o "Congress", creyendo que podíamos cambiar el mundo a través del mensaje de su música. Estaba convencido; estaba haciendo lo correcto.

En Enero del 2000, tuve la oportunidad de ir a Londres a un internado. Durante las vacaciones de Semana Santa decidí irme a casa por un par de días. En la estación de autobuses de Victoria, pedí ayuda a un hombre joven. Esperaba al mismo autobús que yo. Empezamos a hablar sobre todo tipo de cosas, economía, enseñanza, Holanda y el Reino Unido. Pero hablamos con mas intensidad sobre la guerra. El sabía bastante sobre este tema, especialmente de la política que hay detrás de todo ello. En la música que yo escuchaba se hablaba un montón sobre la guerra; la guerra dentro de mi mente, o suicidio obligatorio, debido mayormente a la frustración y la desconfianza en el sistema.

En Holanda, nos dimos nuestras direcciones de correo electrónico, aunque me di cuenta de que este “loco” escocés era Cristiano. En casa pregunté a mi madre por su Biblia (debió de pensar que la estaba tomando el pelo) y empecé a buscar algunas de las cosas que el escocés había mencionado. De vuelta en Londrés, me di cuenta que de alguna manera había perdido interés en escuchar a Ozzy o AC/DC. Me puse en contacto con este tío Cristiano otra vez y quedamos un par de veces. De alguna forma le empecé a preguntar cosas. Era fantástico ver que este individuo era ‘normal’, ya que yo tenía una idea muy distinta acerca de los Cristianos.

Llegamos a congeniar muy bien y me invitó a Escocia. Todavía bastante escéptico sobre su vida Cristiana, pensé que podía sacar ventaja de la situación y que me enseñase Escocia un poco…

Cuando visitamos el Castillo de Edinburgo, el me contó algo de historia y de cómo Escocia fue una vez una nación Cristiana. Esto se podía ver dentro del castillo, especialmente en la capilla del Memorial de la Guerra. Cuando entramos en el castillo, mis primeros pensamientos fueron, “grandioso, pero no demasiado especial.” Pero después, entramos en lo que es el trono donde hay una réplica del Arca de la Alianza con el arcángel Miguel colgando desde donde se puede ver. Allí mismo, sentí un sensación de gran peso sobre mis hombros, era como si estuviese cargando con alguien. Me sentí sucio y pecaminoso. ¡Tal sensación se tenía que ir!

Mas tarde, decidí acudir a uno de sus encuentros. Sorprendentemente, y a pesar de mis expectativas, la gente allí era de lo mas normal, el edificio donde estábamos no se asemejaba a una iglesia, era simplemente una casa grande y agradable, y nadie me hacía sentir bajo presión en manera alguna (lo que seguramente me hubiese hecho huir).

El encuentro era muy distinto a cualquier cosa que yo podía recordar de mi infancia Católica. Estaba lleno de vida. Enseguida el pastor empezó hablando del libro donde se describe a Satanás como una sly criatura que opera desde nuestra mente, exactamente como hizo con Eva y el fruto prohibido. Esto fue tan real para mi. Parecía que este pastor me estaba hablando a mi personalmente. Una cosa era clara, todos estos años yo había permitido a Satán entrar en mi mente a través de la música, del ocultismo y simplemente viviendo una vida de egoísmo y rebelión.

Mas tarde cantaron la siguiente melodía: “Las puertas del infierno no prevalecerán contra el ejercito del Señor” y esto se quedó en mi cabeza de nuevo. Me di cuenta de repente que todo lo relativo a Dios y a Satán era real y de que yo estaba en el carril equivocado. Casi rompí a llorar, algo que no había hecho durante años. El 28 de Mayo del 1000 me arrepentí y decidí dar mi vida a Jesús, tal y como viene en el libro de los HECHOS 2:38.

“Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios..." 1 CORINTIOS 2:12.14”. Puedo decir sinceramente que el espíritu que dirige este mundo (el cual es Satanás) está detrás de la música. Rock ‘n’ Roll y casi toda la música pop es tan peligrosa porque funciona a nivel del subconsciente, y no se puede discernir espiritualmente lo que ocurre ahí o de qué manera influye en ti. Por la gracia de Dios, El me salvó de esto. 

Comments

Hola me gusta mucho lo ke lei yo he tenido una experiencia similar o kizas un poco peor pero mi vida esta cambiando gracias a Dios por venir a rescatarme saludos Dios los bendiga

Post new comment