Liberado de lo oculto!

Henry - Glasgow, Escocia

Photo of Henry

¡Hola a todos! Me llamo Henry, aunque por el tiempo en el que viajaba a GOA (India) durante 1985, 86 y 87 la gente me llamaba MISCHA. A través de Stefanie, una alocada chica de la sofisticada discoteca de Munich “Sugar Shake”, descubrí el mundo hippy de GOA, donde había fiestas salvajes, música, chicas y cualquier droga – especialmente LSD – ¡Eran la orden del día!

Durante mi segundo viaje a la India fui hasta el Himalaya a uno de los festivales Hindúes más grandes del planeta – el KUMB MELA. No entendíamos mucho sobre aquella religión, pero esta gente también fumaba hachís y nos sentíamos bien. Por aquel tiempo las drogas habían llegado a ser una parte importante de mi vida y no podía imaginarla sin ellas. La filosofía oriental también había empezado a intrigarme.

Poco antes de coger el avión hacia la India por tercera vez, me encontré con un libro que se titulaba “Jesus vivió en India”. Aunque yo despreciaba la hipocresía de la Cristiandad en Alemania y no me interesaba en absoluto nada que sonase a iglesia, me fascinaba la idea de que este “raro” de Jesús hubiese caminado por los montes del Himalaya como nosotros acabábamos de hacer recientemente…Con el libro en el bolsillo llegué a la India y la vida me fue guiando. Damita, una chica maorí de Nueva Zelanda con poderosa personalidad se cruzó entonces en mi camino y el amor surgió. Siendo una “bruja blanca” me introdujo a una nueva dimensión de vida al estilo “Nueva Era”, con la magia como parte de su vida diaria. Tomar drogas e ir a fiestas era la orden del día, hasta una noche en la que cambió mi vida.

Aun llegando tarde a una de las fiestas (2-3am), nos las apañamos para meter un montón de drogas en nuestro sistema, hasta que nos dimos cuenta de que nos habíamos pasado un pelín…Pasamos las horas más oscuras de la noche hasta que por la mañana conocí a un tipo extraño con un nombre extraño, que me ofreció más drogas. Me dejé llevar y pronto sentí que algo no marchaba bien. En lugar de sentirme genial, caí en un viaje de horror y espanto que se aferró a mi me haciéndome experimentar toda serie de pesadillas. La fiesta entera se convirtió en una ficción infernal. La gente a mi alrededor que antes parecía feliz se vieron de repente sobrecogidos por la agonía. El tiempo parecía haberse parado por completo. El tiempo comenzaba y se paraba repetidamente de manera tan poderosa que empecé a temblar de miedo. Mi corazón ardía dentro de mí casi hasta el punto de quedar inconsciente. Todos allí parecían haberse transformado en maníacos y la atmosfera de aquel lugar estaba saturada de pánico, sufrimiento y manifestaciones sobrenaturales /alucinaciones. At tiempo que el tipo con el que había tomado las drogas se marchaba observé que en la espalda de su chaqueta de cuero había 3 calaveras colocadas en orden simbólico – símbolos del ocultismo.

Desde aquella noche las cosas se tornaron distintas. Llegué a ser consciente de la presencia de un poder malvado en mi vida, influenciando todo mi ser. Pronto salimos de Goa para el Nepal, esperando encontrar respuestas a lo que había ocurrido. Una visita a un Monasterio Budista me llevó aún a peores experiencias de magia (telepatía). En Katmandú Damita y yo cortamos nuestra relación, ya que su participación en la brujería y las drogas se estaba volviendo insoportable para mí.

Salí de Nepal con la esperanza de dejar esta “ nueva fuerza extraña” y toda la magia detrás de mí. De vuelta en la India las cosas se descontrolaron aún más y supe enseguida que algo había ido terriblemente mal. Cuando descubrí que el tipo que conocí se había conseguido una pistola (ya que quería disparar al DJ después de haber descubierto mensajes racistas subliminales en la música de sus fiestas) supe que este ya no era mi escenario. Un sentimiento de paranoia había hecho acto de presencia en mi vida y tomado posesión de toda mi persona de una manera poderosa. Sabía que no podía tomar droga alguna porque estaba tocando fondo en cuanto a mi salud mental y el intentar probarlas solo me había llevado a revivir síntomas del horror de aquella noche. Empecé a ver cosas y a interpretar lo que ocurría a mi alrededor, viendo todo como profecías. Tenía miedo de lo que podría pasar después... era consciente de la influencia del mundo espiritual, sin entender realmente lo que estaba pasando.

A bordo del jumbo que me trajo de vuelta a Europa temía que hubiese más manifestaciones sobrenaturales. Mi vida de drogas estaba hecha trizas y no sabía cómo enfrentarme a la vida normal de vuelta en Alemania. ¿Se daría cuenta la gente del caos de vida que reflejaba mi estado mental? Las cosas que me habían pasado durante los últimos meses eran demasiado fuertes para compartirlas con nadie. Me sentía desesperadamente atrapado en un mundo de magia y terror. ¿Necesitaría tratamiento psiquiátrico para salir de esto? Había visto a gente volverse loca en Goa, perdiendo la cabeza después de solo un viaje de LSD. (Más tarde aprendí en la Biblia que tomar drogas= “pharmakeia” es realmente una forma de sortilegio, ¡La cual está completamente prohibida por Dios! (APOCALIPSIS 21:8).

En el aeropuerto de Damasco, mientras esperaba por el vuelo a Alemania, entablé conversación con un hombre inglés que trabajaba en Calcuta. Le pregunté el qué opinaba sobre el Budismo, intentando aún comprender las manifestaciones telepáticas que ocurrieron en el monasterio. Su respuesta me sorprendió por completo, pero sus palabras fueron las palabras más importantes que ningún hombre me había dicho jamás – Me dijo: “Antes de que te adentres en el Budismo, mira lo que Jesucristo hizo por nosotros – El murió por nuestros pecados y en El tú puedes tener una vida nueva”. La verdad, es que esa era la única respuesta que podía satisfacer mi necesidad de alivio ante el pánico devastador en el que estaba inmerso. El vuelo de aquel hombre fue anunciado y el hombre desapareció, mientras que yo me quedé allí sentado temblando de miedo.

De vuelta en Alemania las manifestaciones de magia continuaban apareciendo en mi vida. Hubo un punto en el que incluso pensé en el suicidio, pero tenía esta única esperanza, de alguna manera sabía que este Jesús podía ayudarme con todo esto. Me llevó casi un año volver a una vida normal (en la superficie), pero me sentía incapaz de tener un contacto normal con mis compañeros o amigos – tenía que alejarme de ellos completamente ya que no quería que de alguna manera tuvieran acceso a mi mundo de superstición y símbolos. De manera milagrosa conseguí un trabajo como carpintero haciendo armaritos y esto me ayudó a poner los pies en el suelo. Sin embargo, dentro de mí la batalla espiritual estaba en pleno auge ya que me hice cada vez más adicto a la música RAVE y TECHNO.

Llegó entonces el día en el que conocí una chica cristiana llamada Úrsula en las calles de Múnich. Me preguntó si creía en Dios. Estuvimos más de tres horas hablando. Desde el primer momento supe que lo que decía era la verdad. Tenía respuestas reales y las cosas empezaban a cobrar sentido. Aprendí sobre la cristiandad real, sobre los pasos bíblicos para la salvación, sobre Satanás corrompiendo el mundo entero, sobre la influencia de satanás en la música rock y las drogas, sobre la indiferencia en la mayoría de las iglesias, sobre Jesús estando vivo y real para aquellos que Le buscan a través de las escrituras… ¡Y vi en ella la humildad y la fe en Dios!

Estuve asistiendo a todas las reuniones durante seis semanas, ya que esta gente estaba preparada para darme respuestas. Entendí que la Biblia es verdaderamente la palabra de Dios para nosotros y pude por primera vez ver el poder del Espíritu Santo a través de señales entre los creyentes. El domingo 23 de octubre de 1988, con gran júbilo fui bautizado después de que Robby, (el líder del grupo local), hubiese atado todas las fuerzas demoníacas que habían llevado mi vida a la ruina ¡Al salir del agua fui liberado del mal tal y como Jesús prometió en la palabra de Dios!

2 TIMOTEO 2:26: “Y se zafen del lazo del diablo, en que están cautivos á voluntad de él”.

JUAN 8:32 “… y la verdad os libertará ”.

Nunca encontré a Jesús en el Himalaya, pero Él reveló Su amor y cuidado por un pecador (como yo), allí y después en Damasco, cuando Él, Jesús, a través de las palabras de aquel hombre inglés, me mostró lo que había hecho por nosotros en la cruz: Jesús ha pagado el precio por nuestros pecados y ha comprando nuestra libertad, nos ha hecho libres de culpa, si empezamos siguiéndole de acuerdo con Su Palabra. ¡Alabado sea el Señor por Su paciencia y Su amor!

Desde entonces no he vuelto a tomar droga alguna ni tenido el deseo de hacerlo, ya que el vivir con y en la verdad (Jesucristo es la verdad…) ha devuelto la alegría de vivir a mi vida. Desde que me sumergí por completo en el agua del bautismo cualquier influencia demoníaca o de ocultismo en mi vida cesó. He encontrado de nuevo mi equilibrio mental y una visión normal de la vida. Aproximadamente dos años después de mi conversión oímos hablar (nuestro grupo en Múnich) al pastor Neoyorkino David Wilkerson. El título era “AUTOPISTA AL INFIERNO”. David Wilkerson habló en profundidad sobre la visión del infierno y esto me revolvió en gran manera ya que describió escenas casi idénticas a algunas de las que experimenté durante aquel horrible viaje aquella noche en Goa.

Hace casi 15 años que me bauticé y recibí al Espíritu Santo con el precioso don de “Hablar en Lenguas”. Alabo y doy gracias al Señor por haberme guardado en Su camino. No ha habido un día en el que me haya arrepentido de mi decisión de volver y seguir al Señor. No somos perfectos, pero con todo, el buen fruto del esfuerzo y el discipulado se puede ver de tantas formas en nuestras asambleas… nuestra enseñanza está basada en las escrituras en todos los aspectos y es profundizando en la historia (especialmente historia de la cristiandad) como obtenemos cada vez más entendimiento para mantenernos en los buenos “caminos de siempre” de Dios. Actualmente mi mujer y yo vivimos en Escocia, donde disfrutamos al ser parte de este emocionante trabajo en Cristo.

En el amor de Cristo 

Henry