Liberada de la drogadicción y de posesión demoníaca

Alica - Australia

Photo of Alica

Hola a todos,

Este es mi testimonio del supremo poder y salvación de Dios, el cual me gustaría compartir con vosotros.

Crecí en el campo, dentro de una familia aparentemente feliz. Cuando tenía 13 años nos movimos a la ciudad y desde entonces mi vida fue en picado hacia abajo. Hice un nuevo grupo de amigos y juntos probábamos de todo aquello que se nos antojaba. Al principio empezamos robando la cerveza de papá y emborrachándonos en el parque, pero pronto empezamos haciendo sesiones de espiritismo (hablando con los espíritus a través de un tablero de guija) en fiestas de cumpleaños. Al principio pensábamos que uno de nosotros le estaba tomando el pelo a los demás, solo para darnos cuenta de que nadie lo estaba haciendo; ¡este mundo de los espíritus existía de verdad!
Durante este tiempo empezamos a fumar marihuana y a salir con chicos que eran mucho mas mayores que nosotros.

Este mundo espiritual me atraía así que, empecé a adentrarme mas en ello, a ver películas demoníacas sobre gente que estaba poseída. Quería hacer sesiones de espiritismo yo sola y sabía que todo lo que tenía que hacer era invitar a los espíritus a venir. Aún sabiendo que todo esto era terreno peligroso, yo seguía adelante y lo hacía. A partir de ese momento me convertí en una juerguista-borracha y 'fumadora' habitual, que pasaba mas tiempo yendo a fiestas y 'botellones' que asistiendo al colegio. El grupo de amigos con los que solía ir fumaban siempre marihuana en el colegio. Consecuentemente, mis notas bajaron rápidamente de sobresaliente a suspenso, y pronto llegué a ser la pesadilla del profesor. Llegué a ser considerada como una apartada. Para cuando estaba estudiando el 10º año (secundaria) no estaba aprovechando nada mis estudios debido a mi vida desenfrenada. Cambiar de colegio no ayudó para nada, ya que también en mi nuevo colegio suspendía. Mi vida familiar era escandalosa. Mis padres me demostraban todo su amor, sin embargo yo abusaba de ellos. Mi hermana y yo discutíamos la una con la otra y con nuestros padres; mi hermana menor se movió fuera de casa a los 15 años, y yo a los 16.

Me fui a vivir con mi novio. Por aquel momento no me di cuenta de que estaba viviendo en una casa de drogadictos, pero en unos pocos meses ya había probado anfetaminas; vi a mi amigo inyectarse, y por supuesto, ya que tenía la actitud de que podía hacer cualquier cosa, yo también lo hice. Estuve despierta durante tres días. La vida nos parecía genial, aunque viéndolo a través de ojos sobrios, vivíamos en la miseria.

A los 17, dejé la ciudad y me dispuse a viajar alrededor de Australia. Durante tres años continué tomando drogas, bebida, conociendo hombres extraños y de fiesta en fiesta. Durante este tiempo mi vida verdaderamente toco fondo, y fue en este periodo bajo en el que hice una nueva amistad con la que viajé por un tiempo. Ambas tomábamos drogas e íbamos a fiestas juntas. Después de unas vacaciones, ella volvió y me dijo que había sido bautizada como Cristiana. Yo, no le presté mucha atención y continué con mi sórdida vida.

En Febrero del 2007, yo trabajaba en Melbourne y pasaba los fines de semana yendo a 'clubes' y tomando drogas. Una mañana conocimos a unas personas que nos dieron drogas gratis. Yo no las quería, pero me venció la tentación de tomarlas. Estuvimos despiertos toda la noche. A la mañana siguiente tenía una severa paranoia. Esto me solía ocurrir cuando tomaba 'speed', pero nunca con tal intensidad. Le dije a mi amiga que estaba verdaderamente asustada, pero no sabía de que. Fui al baño. Al mirarme en el espejo no me reconocía a mi misma. Me dije para mi que necesitaba ayuda, sin saber que es lo que iba mal, o a quien pedírsela.

Salí de la casa intentando escapar de esta situación y así como empecé a pensar en cosas que me habían sucedido recientemente, me empecé a dar cuenta de que estaba poseída por un demonio.

Después de un buen rato llamé a mi amiga, la que recientemente se había hecho Cristiana. Le conté sobre estas manifestaciones, sin saber si me creería o no.

Mi amiga llamó pidiendo ayuda y pudo hablar con un amigo Cristiano que la aconsejó que hacer. Ella entonces me leyó escrituras de la Biblia. MATEO 4:23-24 “Y rodeó Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y corría su fama por toda la Siria; y le trajeron todos los que tenían mal: los tomados de diversas enfermedades y tormentos, y los endemoniados, y lunáticos, y paralíticos, y los sanó.”

En este momento vi que si hay un diablo, tiene que haber un Dios. Mi conclusión fue que solo Jesús podía librarme de este espíritu maligno, y que necesitaba Su ayuda.

Al día siguiente, lunes, quise acercarme a la ciudad y buscar una iglesia donde me pudiesen ayudar. Mi amiga quería venir conmigo para asegurarse de que todo iba bien, pero yo no quería que ella me viese así. Así que me fui yo sola, pensando que podría mantener al espíritu bajo control. Para mi horror, no pude, y mientras iba andando calle abajo empecé a gruñir y a gritar. Intenté esconder la cara pero la gente que pasaba miraban a esta chica que corría gritando a grandes voces a lo largo de la calle. Encontré una iglesia que estaba cerrada, lo cual me hizo gritar aún mas alto. Encontré otra, pero aquella estaba cerrada también. Fui a la casita al lado de la iglesia y pregunté por el pastor. Cada vez que miraba a la cruz gritaba mucho mas fuerte. Me senté con el hombre, le conté mi historia, e intenté leer la Biblia. Era muy difícil concentrarse y el espíritu no se daba por vencido así como así.

Yo continuaba gritando y aullando tan alto que la gente fuera en la calle me podían oír. Dos asesores que pasaban me oyeron y vinieron para intentar ayudarme. Dándose cuenta de que no podían hacer nada, llamaron a las enfermeras y estas llamaron a una ambulancia. Pero ¡De ninguna manera iba yo al hospital! También llamaron a la policía, pero yo no me movía. Me había agarrado a una cerca y no la soltaba para nada. Les dije de llamar a mi amiga, y ella vino a la escena. Juntas entramos en la ambulancia que salió de allí con las sirenas a todo trapo. Yo sabía el tipo de ayuda que necesitaba, y que no iba a encontrarla allí.

Me llevaron a un hospital psiquiátrico y me encerraron en una especie de celda sola. Las enfermeras y los doctores me miraban a través de la ventana. Seis enfermeras tuvieron que sujetarme para inyectarme un sedante mientras yo chillaba resistiéndome a ello. Les rogué que no me diesen drogas hasta que me desplomé exhausta. Durante cuatro días estuve encerrada en el hospital. Mi amiga venía a verme cada día. Me dijo que la única manera de la que podría salir de allí era fingiendo que no me pasaba nada. Me las apañé para mantener al espíritu bajo control durante un tiempo, y el doctor al final me diagnosticó como que había sufrido de psicosis inducida por las drogas, pero yo sabía que estaba poseída.

Salí del hospital, y durante los dos meses siguientes tuve un trabajo y la esperanza de que el espíritu de alguna manera se iría. Fui a una iglesia Católica para que exorcizaran al espíritu fuera de mi, pero todo lo que hicieron fue ponerme aceite en la cabeza y decir una oración. Yo sabía que todavía estaba poseída, y que el sacerdote no había conseguido nada. Una tarde mi amiga y yo tuvimos una discusión que hizo que saliese del trabajo antes de su hora. Yo fui caminando a casa unas pocas horas después. Podía sentir esta 'cosa' en mi garganta. Eché la cabeza para atrás y comencé a gritar mientras bajaba andando la autopista. Llegué a casa y me tiré sobre la hierba, gritando de dolor. Yo sabía que tenía que deshacerme de esta cosa, así poco después de que yo llegase a casa hicimos las maletas y salimos de la ciudad. Fuimos conduciendo a través del estado, con dirección a Coffs Harbour, y en unos pocos días, llegamos.

Allí conocí algunos Cristianos que habían ayudado a mi amiga antes y me hablaron de la Palabra de Dios. Yo sabía que solo Jesús podía salvame, y quería sinceramente que lo hiciese. Estaba dispuesta a dejar mi vida por El, si El me podía librar de este espíritu maligno. Durante la predicación mi cabeza cayó para atrás y fui presa de otro ataque. Después de muchas escrituras y preguntas yo no podía aguantar ya mas el dolor, y solo quería bautizarme y recibir el don del Espíritu Santo como la Biblia dice en HECHOS 2:38“... Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.

Nos dirigimos hacia la playa donde fui bautizada sumergiéndome en el agua por completo. Me vi a mi misma llenándome de luz mientras oraban por mi y estando aún en el agua, recibí el Espíritu Santo al instante. Noté de inmediato que ya no estaba poseída por este espíritu maligno, sino llena del asombroso Espíritu de Dios. Instantáneamente fui liberada de la esclavitud y del dolor que ello me causaba. Todo lo que podía hacer era sonreír y alabar a Dios por Su regalo de salvación.

Todavía Le doy las gracias, y Le alabo por Su poder que me ha liberado de Satanás.

Nunca he tenido síndrome de abstinencia de drogas ni recaídas, y ahora soy una criatura nueva en Cristo.“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. (2 CORINTIOS 5:17). Desde que decidí seguir a Dios, El me ha enseñado como vivir una vida limpia. El ha perdonado completamente mi vida de pecado, que es por lo que Jesús murió.“Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (ROMANOS 5:8).

He aprendido a confiar en Dios con todo mi corazón, y se que a través de mi fe en El, estoy a salvo.

En el amor de Cristo,

Alica 

Comments

HOLA YO LES PIDO A TODOS QUE OREN POR MI SOBRINO QUE ES DROGADICTO, LO INTERNAMOS EN UN CENTRO CRISTIANO, LE HICIERON LA LIBERACION Y SE BAUTIZO PERO LO DEJARON SALIR UN DIA A VENDER UNAS COSAS Y FUE A HACER DE LAS SUYAS, FUE A CONTACTAR A UNOS NARCOTRAFICANTES, AHORA NO SABEMOS QUE HACER YA QUE EL SIGUE INTERNADO Y LOS NARCOS BUSCANDOLO, TODA LA FAMILIA ESTA DESESPERADA POR FAVOR OREN POR LA FAMILIA DE AXEL QUE POR OBVIAS RAZONES NO PUEDO DAR NUESTROS APELLIDOS GRACIAS!!!!

hola tengo mi novio que hace 7 meses recibio a cristo como su unico salvador el era drogadicto pero hace un mes tuvo una recaida, el aun viene a la iglesia de vez en cuando, quisiera saber como ayudarlo a que el entregue en verdad a Cristo su vida y que el espiritu de drogadiccion deje su vida y sea nueva criatura sin volver a tener recaida alguna, me he dispuesto a ayunar y a orar por el... Como puedo Ayudarloooooooo

GUAU!!!! ES INCREIBLE LO Q HACE DIOS!!!! YO CREO EN ÈL,EN JESÙS Y EL ESPÌTU SANTO.....ESTOY TRATANDO DE ORAR Y DE VOLVER A LA IGLESIA.....NO VOY A SER TAN ORGULLOSO, JEJE :-) PERO ME GUSTARÌA Q ALGUIEN ÒRE POR MI...NO ESTOY DICIENDO Q NO LO SÈ HACER PERO SI ME CUESTA MUCHO...TAMPOCO DIGO Q DIOS NO ME VA ESCUCHAR.....SOLO Q ME CUESTA.....TU TESTIMONIO ME ESMERÒ Y ME DIO COMO MAS CONFIANZA....TODAVIA TENGO PROBLEMAS CON LAS DROGAS....PERO DIOS ME VA A DAR LA VICTORIA COMO A TODOS USTEDES Y COMO SE LA DIÒ A ALICIA....DESDE YA.. Q DIOS LOS BENDIGA!!!!!!

Dios es grande y todopoderoso, para el todo es posible si estamos dispuestos a recibir la vida marabillosa que quiere darnos,llena de amor, verdad,santidad,solo debemos estar sispuestos.

La sangre de Cristo tiene poder!!! yo tambien soy cristiana y tengo una opresion demoniaca x un espiritu malo de lenguas falsas...pero Dios me esta ayudando y me dara la victoria :)

tengo una amiga internada en un psiquiatrico mucho antes de caer hay veia duendes en su piesa y centia que se le centavan a los pies de la cama ciempre fue la habitacion mucho mas fria que el resto de la casa y con una censacion de oscuridad

Ella 1ero tiene q decirle a DIOS q se arrepiente de sus pecados y que cree que Jesus es el Hijo de Dios...despues de eso tiene q reprender a los demonios tipo "duende" diciendo: En el nombre de Jesus les ordeno a ustedes espiritus malignos que se vayan porque la SANGRE DE CRISTO tiene PODER!!!

Post new comment