Salud y curación

Introducción

Creemos que el Señor quiere restaurar a su pueblo la salud – no sólo la salud espiritual sino también la salud física. ÉXODO 15:26 dice: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, é hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído á sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié á los Egipcios te enviaré á ti; porque yo soy Jehová tu Sanador.”

Puesto que la enfermedad y la muerte entraron en el mundo por el pecado, creemos que Jesucristo proporcionó el remedio para todo eso con su muerte en la cruz. “Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y POR SU LLAGA FUIMOS NOSOTROS CURADOS.” (ISAÍAS 53:5 – el uso de las mayúsculas es nuestro). En la conquista de la muerte, Jesucristo compró para nosotros no sólo la vida eterna, sino la victoria sobre el pecado y la enfermedad.

Dios sana la gente tanto de manera sobrenatural como repuesta a la oración, y de manera natural a través de la obediencia a Sus Mandamientos. Hay muchos ejemplos en nuestra asamblea de personas que experimentaron la curación, soló a través de la oración y la fé (ver Testimonios). También hay ejemplos de curación a través del seguimiento de los mandamientos de Dios con respecto a la alimentación, la nutrición y un estilo de vida saludable.

Como cristianos, creemos que nuestros cuerpos son templos de Dios (ver 1 CORINTIOS 3:16-17). Como tal, debemos cuidar de ellos. Una de las maneras más importantes para hacer esto es asegurar que comemos correctamente y evitar sustancias tóxicas como el alcohol, los cigarrillos y las drogas. En la Ley del Antiguo Testamento, Dios nos revela lo que es bueno para comer en su creación y lo que no. Hoy en día, la Ley de Dios se ve confirmada por personas como Phillip Day, que es un investigador del Reino Unido dedicado a exponer el engaño y el fraude en el sector de la salud. Ha escrito sobre muchos temas y la investigación revela que muchas enfermedades, como cáncer y enfermedades del corazón, son causadas por deficiencias nutricionales y una creciente exposición a sustancias tóxicas en nuestros alimentos y nuestro entorno. Además, una gran parte de la medicina moderna se centra en el tratamiento de los síntomas de las enfermedades, en lugar de eliminar las causas a través de una buena nutrición y reducir al mínimo la exposición a sustancias tóxicas.

Recientemente, una mujer de nuestra asamblea fue milagrosamente curada de cáncer a través de la oración y poner en práctica los principios de la salud y la nutrición. Debido a una recomendación de Phillip Day, fue tratada en una clínica de Inglaterra, que ofreció tratamientos holísticos con métodos convencionales y naturales.