Un mensaje...

Queridos en Cristo:

Cuando el profeta de Dios Natán confrontó a David por sus pecados y los expuso al mundo, hizo esta declaración: "Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová..."

¿Cuántos miles de personas en el mundo tenían su fé destrozada por escándalos en la iglesia? Cuando hombres suben a posiciones de prominencia y predican La Palabra de Dios, deben tener mucho cuidado con cada acción y cada palabra que dicen. Son observados como halcones, no solo por conversos nuevos, pero también por periodistas, ángeles y fuerzas demoníacas.

Además el Señor mantiene un registro de todos los pensamientos y intenciones del corazón. Charles G. Finney escribió: “Cada cristiano causa una impresión por su conducta y su testimonio, ya sea en un sentido o en otro. El no puede evitar testificar a  favor o en contra de Dios.  El está ya sea recogiendo o desparramando para Cristo.  A cada paso, tocas cuerdas que vibrarán por toda la  eternidad.  Cada vez que te mueves, tocas teclas cuyo sonido repercutirá sobre todos los montes de los cielos y sobre todas las obscuras cavernas del infierno.  Cada momento de sus vidas, están ejerciendo una influencia tremenda que afectará el destino eterno de las almas a su alrededor.”

Dios nos ayude a recordar esto. Nuestra preocupación principal debe ser como nosotros vivimos ante de Dios.

Su hermano en Cristo,

Jack T. Chick

Fuente: “Battle Cry”, Marzo/Abril 1988, Chick Publications, PO Box 3500, Ontario, CA 91761, USA.

Web: www.chick.com