Guía de Oración

La visita a Yoido, Iglesia de Los Evangelios (Yoido Full Gospel Church) en Seúl, Corea – Iglesia Evangélica más grande del mundo con 700.000 miembros llenos del Espíritu – a la que asistimos Günther y yo, hizo algo más que abrirnos los ojos. Los métodos, forma y manera en la que estos hermanos oraban y obtenían respuestas a sus oraciones nos impresionó profundamente. Haciendo referencia a versos tales como MARCOS 11:22-25, se puede decir que estos cristianos coreanos no dudan en cumplir lo que nos dijo aquí nuestro Salvador y Señor, Jesucristo.

En este lugar el escepticismo desaparece mediante la oración intensa y la firme convicción de que ¡Sea lo que sea que se le pida a Dios en el nombre de Jesús, eso se cumplirá! No se duda de La Palabra de Dios lo cual fue poderosamente transmitido a Günther y a mi. Con los siguientes consejos que nosotros mismos hemos “visto y aprendido” en la Iglesia Coreana, nos gustaría ‘asistir’ a nuestros hermanos europeos en su vida de oración ante Dios. Por encima de 60.000 nuevos conversos han sido salvos solamente este año… y las estadísticas muestran que ¡Más del 70% de TODAS las peticiones de oración  hechas por nuestros hermanos coreanos son respondidas por Dios!¡ Él responderá a todos aquellos que vengan a Él humildemente y en obediencia!


Orad de esta forma

Orar es “difícil” porque no es una conversación con otra persona, es una audiencia con el Todopoderoso Dios.

 1) Comenzad a orar alabando a Dios

“Entrad por sus puertas con reconocimiento, Por sus atrios con alabanza” (SALMOS 100:4). El creó todas las cosas; nos dio la Salvación; cuidado amoroso. Dios se deleita y habita en nuestras alabanzas: “…Tú que habitas entre las alabanzas de Israel” (SALMOS 22:3). En el antiguo testamento el sumo sacerdote quemaba incienso las 24 horas del día.

2) Arrepentíos de vuestros pecados:

Examinaos a vosotros mismos delante del Señor, y arrepentíos del pecado. “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos: toda la tierra está llena de su gloria.” (ISAÍAS 6:3).

La facción de desobediencia e incredulidad debe desaparecer. “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (SALMOS 51:17; 1 JUAN 1:9 & ISAÍAS 1:18). Aquel que se ha arrepentido de sus pecados, puede presentarse con confianza ante del Trono de Gracia.

3) Presentad vuestras peticiones ante Dios:

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá...” (MATEO 7:7-11).

Cuando vengas a Dios con alguna petición, debes acercarte a Él con un deseo sincero. La Biblia hace una buena descripción de como Jesús oró en Gethsemani, “Y estando en agonía, oraba más intensamente: y fué su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (LUCAS 22:44). Si el hijo de Dios oró con tanta intensidad, ¿Cúanto más deberíamos nosotros de orar fervientemente? Jesús nos mostró la necesidad de orar incesantemente en la parábola de la viuda (LUCAS 18:1-8). Debéis orar conforme a la voluntad de Dios (SANTIAGO 4:3).

4) Expresad vuestra gratitud:

“Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús” (FILIPENSES 4: 6-7).

Todas las grandes maravillas de la cristiandad, que a veces van más allá de nuestra imaginación, resultan de la oración intensa y fervorosa. Si entendéis y ponéis en práctica este secreto de la oración, experimentaréis las bendiciones de Dios acorde a vuestra obediencia: prosperidad para vuestro espíritu, la bendición de gozar de buena salud, y prosperidad en todas las cosas (3 JUAN 2). 
 


El Pastor David Yonggi Cho impartió enseñanzas acerca de la  “Vida de Oración” durante un seminario dando consejos sobre cómo organizar nuestro tiempo de oración ante Dios. La mayoría de los pastores norteamericanos pasan un máximo de 5 minutos de oración cada día… Cho en estas charlas nos mostró cómo él “organiza su tiempo de oración” estableciendo un motivo y dando una dirección a sus oraciones, y así presentar correctamente sus peticiones ante Dios.

Lo siguiente son apuntes y consejos tomados en este seminario:

  • Dios nos creó para ministrarle y estar con Él (en Su presencia).
  • Tenemos que orar, alabar y adorar.
  • La ausencia de oración = ¡Ausencia de poder!
  • Debemos organizar nuestro tiempo de oración – ¡¡Estamos en una batalla espiritual!!

Tipos de oración

1) Oración espontanea: (Sobre un tópico determinado)

Se ocupa de nuestras necesidades. No se tarda mucho en presentar nuestros requerimientos a Dios. En este tipo de oración presentamos nuestras necesidades, deseos y necesidades de cada día ante Dios.

2) Reconocimiento de la soberanía de Dios:

“¡Dios, tu eres mi Creador!” “Tu tienes soberanía total y poder sobre el bien y el mal en mi vida…Yo no soy soberano para decidir qué hacer con ella” – ¡Solo Dios puede decidir sobre mi vida y dirigir mis pasos! Piensa en la Soberanía del Todopoderoso Dios que es nuestro Padre…nosotros no sabemos qué es “bueno o malo” en nuestras vidas – (piensa en el árbol del conocimiento del bien y del mal – GÉNESIS 2:17; ¡Y deja que sea Dios quien decida como se debe dirigir nuestra vida!). “No sé que es bueno o malo - ¡Simplemente te seguiré a Ti!

3) Dios es el pastor:

Yo soy la oveja. Dios me protege, me cuida… No tengo que ponerme por delante de Dios. ¡Dios debe dirigir mi vida! Cho dio aquí un ejemplo de cómo tuvo que ejercer fé en Dios para la publicación de su periódico y todas las dificultades que eso conllevó… pero él no tenía que “ir por delante” de la dirección de Dios – ¡Dios le proveyó de todo lo necesario! El Pastor nos guía hacia los “pastos verdes” y nos lleva a comer y estar satisfechos y cubre nuestras necesidades de manera que podamos realizar Su trabajo aquí en la tierra. No es necesario luchar para hacer el trabajo de Dios – ¡Él está en control y sabe equiparnos para trabajar!

4) Tu eres la viña:

Yo soy la rama. ¡El ‘hacer’ es de Dios! Mi parte es ser el receptor… Yo soy la vasija. ¡NO me permitas hacer nada hasta que Tu, el Señor proveas para ello! ¡Nosotros no podemos hacer nada con nuestras propias fuerzas o recursos!

5) Dios es el marido:

Yo soy la “esposa”. ¡El marido ama a la esposa y debe trabajar! Dios hará todo el trabajo. Dios provee, nos da cosas buenas y necesarias… el amor del marido es “trabajo” (así como los maridos terrenales). ¡La mujer únicamente tiene que obedecer! Dios nos muestra Su amor con obsequios, sacrificios. ¡Dios dio a Su Hijo! Nuestra función aquí es una función pasiva – ¡Todo lo que tenemos que hacer es OBEDECER!...¡Así que este tipo de oración da reconocimiento a LA SOBERANÍA ABSOLUTA DE DIOS! ¡¡Dios es Soberano y nosotros somos los sirvientes!! ¡Orad, Confiad y Obedeced! - ¡Esperamos ante Dios y en Dios! ¡Dios actúa = nosotros recibimos! No vayas por delante de Dios – Él nos ama - ¡Debemos obedecer! Dios = Liderazgo = ¡Nosotros seguimos!

6) Oración effecto ‘onda’ :

¡Esta oración nunca acaba! No hay necesidad de terminar. Esta manera de orar incluye todo… (a) – comienza normalmente con uno mismo= orar por uno mismo y sus necesidades, confesión de nuestro pecado (b) - a continuación pedimos a Dios ayuda en lo que nos hace falta… (c) – oramos por nuestra familia… (d) – oramos por nuestros demás familiares… ( e) – vecinos y amigos… (f) nuestro país y los políticos… (g) – por las misiones en el mundo – por la propagación de la Palabra de Dios a través de células y asambleas… (h) – Orar por nuestra propia célula, iglesia, proyectos…etc, etc…

7) Oración del tabernáculo:

Para este tipo de oración se recomienda conocer El Tabernáculo tal y como lo vemos en el libro del Éxodo, capítulos 35,36 y 27. El pastor Cho practica este tipo de “Oración del Tabernáculo” cada mañana y “El Padre Nuestro” por la noche. – Adorad a Dios con vuestro Cuerpo que es el Templo del Espíritu Santo. (ved 1 CORINTIOS 6:19).

  1. Primero se adora a los pies del Altar de Bronce = La Cruz de Jesucristo = ¡La Sangre Preciosa! Esto tiene un significado y un sentimiento profundos. Hablamos a Dios acerca de La Sangre de Jesús – ¡El enemigo aquí no tiene poder alguno! = “¡Soy una persona bendecida!”
  2. Ahora “sigamos adentro del Tabernáculo”… debemos vivir correctamente – Dios me limpiará …me hará sincero y totalmente fiel. ¡Se me demanda una vida santa tanto en público como en privado! = ¡Esto me dará el poder de Dios!
  3. Ahora estamos en el “Lavatorio”… Dios va a hacerme indulgente y amoroso. Es fácil perdonar ¡Pero más duro amar! ¡Tenemos que ser mansos y humildes! No seáis tan rudos = sed tiernos y mansos. Libéranos de la codicia etc. ¡Aquí es donde pedimos “ser lavados” por la Palabra de Dios! = “El lavatorio” = “lavar” en Francés.
  4. Ahora entramos en el “Santuario Principal”… Velas = Luz del Espíritu Santo…tened únicamente la Luz de Dios = Candelabro Dorado… sin el Espíritu Santo ¡No hay llama! = ¡No hay unción! Aquí debemos edificar nuestra propia imagen en Cristo – el que se condena a sí mismo y no tiene respeto por la revelación de quién es él en Cristo, ¡Se auto-destruye y se convierte en un animal! Dios es nuestro Poder, nuestro Conocimiento – Dios nos ha equipado para todas las cosas …no importa cuánto nos hayamos perdido por estar inmersos en este mundo o cualquier otra circunstancia - e.g. nacido en una familia pobre, ser hijo ilegítimo, etc, etc… Dios es nuestra imagen (2 CORINTIOS 3:18) y ¡El Espíritu Santo nos ayuda de todos los modos!
  5. Llegamos ahora a La Mesa de ‘Los Panes de la Proposición’ = Esta es La Palabra - ámala; llévala al mundo perdido. ¡¡Comed La Palabra!! (MATEO 4:4).
  6. Después llegamos al Altar del Incienso =Alabemos a Dios, Creador, Todopoderoso Dios.
  7. Finalmente El Santo de los Santos = A través de Jesús = El Arca de la Alianza, amor, santidad y justicia. ¡¡Dios no puede negar Su Alianza a través de Jesús!!

Existe una condición = ¡Cree y obedece!

¡Cho comentaba que esta “Oración” le llevaba al menos una hora!

Esto nos demuestra entonces que realmente existe la necesidad de planear cuidadosamente nuestro tiempo de oración. (¡Pronto os daréis cuenta de que en realidad se necesita más de una hora!)

Oficina general – Octubre 1982

Estos apuntes son una adaptación del discurso de David Cho “Oración”; Corea, Octubre de 1982.