Cristo en ti, esperanza de gloria (Volumen 1)

Cristo en ti

Al cristiano nacido de nuevo:

Has sido bautizado (es decir, sumergido en agua) en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (MATEO 28:19).

Has recibido el Espíritu Santo por el don del habla en otras lenguas (HECHOS 2:4).

Has nacido de nuevo del agua y del Espíritu (JUAN 3:5). Esto significa que EN ESTE MISMO MOMENTO, TU YA estas viviendo una vida completamente nueva en Cristo:

2 CORINTIOS 5:17 “De modo que si alguno está EN CRISTO, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas SON hechas.”

Desde el mismo momento en el que fuiste bautizado y recibiste el Espíritu Santo comenzaste una vida nueva: ¡tu 'antiguo yo' ahora está muerto y enterrado!

ROMANOS 6:3-4 “¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?” Porque somos sepultados juntamente con él á muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.”

Estos versos nos muestran que LA VIDA ANTERIOR SE HA MARCHADO; dando paso a una vida nueva ¡y se espera de nosotros, que vivamos como tal!

Romanos 6:5-6 “Porque si fuimos plantados juntamente en él á la semejanza de su muerte, así también lo seremos á la de su resurrección: sabiendo esto, que NUESTRO VIEJO HOMBRE JUNTAMENTE FUÉ CRUCIFICADO CON ÉL, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, á fin de que no sirvamos más al pecado.”

Si al ser sumergidos en las aguas del bautismo, hemos muerto, ¿de donde viene pues el poder para vivir esta nueva vida?

GALATAS 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas VIVE CRISTO EN MÍ: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó á sí mismo por mí.”

Vemos claramente que el 'viejo hombre', es decir, la vieja forma de vida, ha dejado de existir por completo y que Cristo el Rey tiene ahora el control absoluto. En este hecho se basa la Biblia en su totalidad.

COLOCENSES 1:27 “A los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio entre los Gentiles; que es CRISTO EN VOSOTROS LA ESPERANZA DE GLORIA.”

Así que de ahora en adelante, todas las cosas parten del hecho de que Cristo habita en TI: únicamente esto, es tu esperanza de gloria, ¡y que gloria! El Hijo de Dios, levantado de entre los muertos por el poder de Dios, vive en tu corazón con ese mismo poder.

EFESIOS 2:4-6 “Empero Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, NOS dió vida juntamente con Cristo, (por gracia sois salvos;) y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los cielos CON Cristo Jesús.”

Dios dice que por el poder de Cristo que hay en ti, TU AHORA estas sentado con Cristo en el Cielo a la derecha de Dios: en verdad, tu estás EN CRISTO. Por tanto, contigo en Cristo y con Cristo en ti, los dos estáis en perfecta unidad.

COLOCENSES 3:3-4 “Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, VUESTRA VIDA, se manifestare, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.”

La Palabra de Dios dice que ahora estamos completamente muertos, y que vivimos únicamente por la vida de Cristo a través de nosotros: EL ES NUESTRA VIDA. (Jesús dice, 'YO SOY LA VIDA'JUAN 14:6). No tenemos existencia real aparte de El, y por eso mismo Dios nos ve exactamente como si viese a Cristo, que vive en nuestro interior: El nos trata como si fuésemos Sus propios hijos e hijas.

ROMANOS 8:14-17 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son HIJOS DE DIOS. Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre. Porque el mismo Espíritu da testimonio á nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos de Cristo...”

En otras palabras: Después de haber recibido el Espíritu Santo de Dios, y mientras Le sigamos, viviremos con Dios como Sus hijos adoptados y compartiremos todo aquello que a El pertenece. Esto quiere decir, ABSOLUTAMENTE TODO. Por otra parte, por supuesto, nosotros le pertenecemos a El.

1 CORINTIOS 3:22-23 “Sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea los por venir; TODO es vuestro; Y vosotros de Cristo; y Cristo de Dios.”

¿Y que hemos hecho nosotros para merecer esto? Respuesta: NADA.

ROMANOS 5:8 “Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS.”

EFESIOS 2:8 “ Porque por gracia (un regalo inmerecido) sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.”

¿Y El Señor qué espera de nosotros?

MATEO 22:37-40 “Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento. Y el segundo es semejante á éste: Amarás á tu prójimo como á ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”

Un corazón 'tibio' no es suficiente para Dios. Tu has muerto en cuanto a las cosas Y habitos/maneras por las que el mundo se rige, para empezar una nueva y dinámica vida en JESUCRISTO, como hijo o hija del Dios vivo. Es por tanto, lo mas apropiado, que en este nuevo modo de vida dejes TODO ENTERAMENTE en Sus manos.

ROMANOS 12:1-2 “Asi que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable á Dios, que es vuestro racional culto. Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Nos estamos dando cuenta entonces de que Dios desea que le demos nuestras vidas a El y que entendamos que nuestras vidas AHORA dependen totalmente de Cristo a través nuestra.

1 CORINTIOS 3:16-17 “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en
vosotros? Si alguno violare el templo de Dios, Dios destruirá al tal: porque el templo de Dios, el
cual sois vosotros, santo es.”

Sabemos que con Cristo en nosotros, no hay nada que puede ser más maravilloso y agradable: Si vemos el amor que Dios tiene por nosotros, ¿Cómo podemos resistir el amarle nosotros a Él también?

1 PEDRO 1: 8-9 “Al cual, no habiendo visto, le amáis; en el cual creyendo, aunque al presente no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorificado; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salud de vuestras almas.”

Jamás dejes que nada ni nadie te prive de esta alegría. Lo que has leído no tiene nada de fantasía ni es un cuento de hadas: es la VERDADERA PALABRA DE DIOS. Tu peor enemigo será tu propio entendimiento, que te dirá que esto es imposible o demasiado simple o algo por el estilo. Cuando esto ocurra, IGNORALO y mantente firme en la Palabra de Dios. En cualquier caso nuestro entendimiento no siempre es capaz de captar lo que hay en las escrituras o lo que Dios quiere decirnos. Por eso, Dios las escribe en nuestro corazón por medio de Su Espíritu y así nos habla. Antes de comenzar a orar, lee las escrituras con detenimiento y después ora en las nuevas lenguas que Dios te ha otorgado. Mientras el Espíritu fluya a través de ti, El te hará ver claramente la verdad que Dios ha escrito, y lo que significa estar EN CRISTO, será cada vez más evidente para ti. Esto – conocer a CRISTO – será ahora el único objetivo en tu vida, y merecerá verdaderamente la pena sacrificar todo lo demás para descubrirlo en tu corazón.

FILIPENSES 3:7-14 “Pero las cosas que para mí ganancias, helas reputado pérdidas por amor de Cristo. Y ciertamente, aun reputo TODAS LAS COSAS PÉRDIDA POR EL EMINENTE CONOCIMIENTO DE CRISTO JESÚS, MI SEÑOR...(10) A fin de CONOCERLE, y la VIRTUD de su resurrección… (13) Pero una cosa hago: OLVIDANDO ciertamente lo que queda atrás, y EXTENDIÉNDOME á lo que está delante, PROSIGO al blanco, al premio de LA SOBERANA VOCACIÓN DE DIOS EN CRISTO JESÚS.”

JESUS MURIÓ POR TI     JESUS TE SALVÓ     JESUS VIVE EN TI

Justicia

Tu antigua vida se acabó cuando fuiste bautizado en agua y recibiste al Espíritu Santo cosa que se hizo evidente al serte otorgado el don de hablar en lenguas. Ahora Cristo ha venido a habitar EN TI y tu vida está dinámicamente unida a El y en El.

Versos: Colocenses 1:27, Colocenses 3:3-4, Gálatas 2:20.

ROMANOS 8:10 “Empero si Cristo está en vosotros, el cuerpo á la verdad está muerto á causa del pecado; mas el espíritu vive á causa de la justicia.”

La Biblia nos dice que todos los hombres son pecadores:

ROMANOS 3:10 “Como está escrito, 'No hay justo, ni aun uno.”

'Justo' significa completamente libre de pecado. Es la misma palabra en la Biblia como "justo".

ROMANOS 3:23 “...por cuanto TODOS pecaron, y están distituídos de la gloria de Dios.”

Así que, en la justicia de Dios, aquellos que han pecado son castigados con la muerte: 
solo los justos pueden ser salvos.

ROMANOS 6:23 “...porque la paga del pecado es muerte...”

1 PEDRO 4:18 “Y si el justo con dificultad se salva; ¿á dónde aparecerá el infiel y el pecador?”

EZEQUIEL 18:4 “El alma que pecare, esa MORIRÁ.”

Entonces, ¿puede alguien ser salvo? La Palabra de Dios dice que SI y nos muestra la UNICA manera:

1 TIMOTHY 1:15 “Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que CRISTO JESÚS VINO AL MUNDO PARA SALVAR Á LOS PECADORES.”

JUAN 14:6 “Jesús le dice: YO SOY EL CAMINO, y la verdad y la vida: NADIE viene al Padre, SINO POR MI.”
¿Como puede ocurrir esto? ¿Como podemos dejar de ser pecadores?

La respuesta está en ROMANOS 8:10 mencionado anteriormente. “El cuerpo á la verdad está muerto á causa del pecado.” Cuando el viejo hombre murió recibimos la paga por nuestro pecado, que es la muerte. Fuimos bautizados en agua “para la remisión (expulsión) de los pecados” (HECHOS 2:38). Cuando Jesucristo vino a habitar en nuestros corazones, El hizo de nosotros una CREACIÓN NUEVA la cual ya NO TIENE CONEXIÓN con nuestra anterior naturaleza pecadora: El trajo SU PROPIA JUSTICIA con El y es en esa justicia, que nosotros comenzamos una vida nueva: “el Espíritu ES VIDA a causa de la JUSTICIA."

1 CORINTIOS 6:11 “Y esto (grandes pecadores) erais algunos: mas ya sois (TODOS) LAVADOS, mas ya sois SANTIFICADOS (apartados para Dios), mas ya sois JUSTIFICADOS (hechos justos) en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”

Esta es la primera gran consecuencia de que 'Cristo esté en ti': TU ERES JUSTO . DIOS ASÍ LO DICE. NO eres un pecador: lo fuiste una vez, pero ya NO lo ERES MAS. ESTAS JUSTIFICADO. Cuando uno se enfrenta a este ASOMBROSO hecho la mente se rebela y dice 'esto no es posible'. Pero si Dios lo DICE, entonces es posible y está HECHO. ¿Quién es el que decide si somos o no pecadores? Dios es, y no nosotros. EL DICE QUE YA NO SOMOS PECADORES, POR TANTO NO LO SOMOS y nos lo dice de manera contundente.

1 JUAN 3:9 “CUALQUIERA QUE ES NACIDO DE DIOS, NO HACE PECADO, porque su simiente está en él; y NO PUEDE PECAR, porque es nacido de Dios.”

Todo aquel que ha sido bautizado y por tanto enterrado con Cristo ha sido elevado con El por el poder del Espíritu y está en la siguiente posición: CRISTO HABITA EN EL, la semilla incorruptible de Dios, y esto es todo lo que Dios ve. Cristo no peca, y por tanto nosotros no nos sentimos cómodos con el pecado: CRISTO EN TI, ES TU JUSTICIA Y JUSTIFICACION. 

1 CORINTIOS 1:30 “Mas de él (Dios) sois VOSOTROS EN CRISTO JESÚS, el (Cristo) cual nos ha sido hecho por Dios SABIDURÍA, Y JUSTIFICACIÓN, Y SANTIFICACIÓN, Y REDENCIÓN.”

Así es que, Dios ha hecho Cristo todas estas cosas para nosotros: no solo justicia a través de Cristo sino CRISTO NUESTRA JUSTICIA. Jeremías predijo esto en JEREMIAS 23:6.

Debemos prestar atención a este hecho: que de ser pecadores y enemigos de Dios podamos ser transformados milagrosamente en ser uno de Sus hijos o hijas. Dios ha declarado que una vez que el pecado ha sido cometido solo puede ser perdonado ofreciendo el sacrificio apropiado de sangre que debe ser inocente: HEBREOS 9:22. Esto es precisamente lo que Jesús hizo por TODOS nuestros pecados cuando El fue crucificado en el Calvario.

EFESIOS 2:13 “Mas ahora EN CRISTO JESÚS, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, HABÉIS sido hechos cercanos por LA SANGRE DE CRISTO.”

Jesús, el Hijo de Dios, vino a la tierra y murió para que Su Sangre al ser derramada pudiese borrar TU pecado y hacerTE justo. Esta 'limpieza' es continua (por siempre), mientras que Cristo habite en ti ( es decir, mientras que tu estés lleno con Su Espíritu).

1 JUAN 1:7 “Mas si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión entre nosotros, y LA SANGRE DE JESUCRISTO SU HIJO NOS LIMPIA DE TODO PECADO”.

Esta limpieza es tan COMPLETA y DEFINITIVA que realmente somos tan justos como Cristo – ¡¡TAN JUSTOS COMO DIOS!!. Esto no es blasfemo, sino un HECHO maravillosamente revelado en la Palabra de Dios: tenemos LA JUSTICIA DE DIOS!

ROMANOS 3:21-26 “Mas ahora, sin la ley, LA JUSTICIA DE DIOS se ha MANIFESTADO, testificada por la ley y por los profetas: LA JUSTICIA DE DIOS por la fe de Jesucristo, para TODOS LOS QUE CREEN EN ÉL: porque no hay diferencia; Por cuanto todos pecaron, y están distituídos de la gloria de Dios; Siendo JUSTIFICADOS (hechos justos) gratuitamente por su gracia por la redención que es EN CRISTO JESÚS; Al cual Dios ha propuesto en propiciación (apaciguamiento) por la fe en su sangre, para manifestación de SU JUSTICIA, atento á haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, Con la mira de manifestar SU JUSTICIA en este tiempo: para que él sea el justo, y EL QUE JUSTIFICA al que es de la fe de Jesús.”

Este pasaje nos muestra unos cuantos hechos maravillosos sobre TU justicia – la justicia que Dios te ha dado A TI.

Primeramente, en ROMANOS 3:25, Dios habla de “pecados que ya son del PASADO”. Esto significa que todos los pecados que hemos cometido ADEMAS DE las cosas que haremos en el futuro, que serían vistas como pecado EN CASO DE QUE no fuésemos salvos, está ya TODO borrados y olvidado.

ISAIAS 53:6 “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas JEHOVÁ CARGÓ EN ÉL EL PECADO DE TODOS NOSOTROS.”

Por tanto cuando cometemos un error o hacemos algo que no deberíamos, NO es un pecado de la 'nueva creación': Cristo habita en nosotros y Dios NO PUEDE condenanos sin condenar a Su Hijo.

ROMANOS 7:17 “De manera que ya no obro aquello, sino el pecado que mora en mí.”

Dios ha nos ha declarado JUSTOS y no puede contradecir Su Palabra porque ESTAMOS EN CRISTO.

ROMANOS 8:1 “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.”

Con Cristo en nuestro interior, somos una NUEVA, INMACULADA (sin pecado) CREACIÓN
  (2 CORINTIOS 5:17). TODAS las cosas, incluidos los pecados, HAN CESADO.

ROMANOS 8:31-34 ¿Pues qué diremos á esto? Si Dios por nosotros (lo cual El nos dice que Es), ¿quién contra nosotros? El que aun á su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por TODOS NOSOTROS, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién ACUSARÁ á los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, EL QUE TAMBIÉN INTERCEDE POR NOSOTROS.”

Cristo está siempre a la derecha de Dios intercediendo y orando por nosotros. Su Sangre está CONTINUAMENTE LIMPIANDONOS.

Volviendo al pasaje de ROMANOS 3 mencionado anteriormente, vemos en los versos 23 y 24 que NINGUNO de nosotros merece esta justicia; mas bien, es un regalo gratuito. En lenguaje bíblico regalo inmerecido es GRACIA: NO HAY OTRO CAMINO para ser justo.

ROMANOS 5:17 “Porque, si por un delito reinó la muerte por uno, mucho más reinarán en vida por un JESUCRISTO los que reciben la abundancia de gracia, y del DON DE LA JUSTICIA.”

Por lo tanto no hay nada que a un cristiano le esté prohibido hacer, porque sus pecados han sido borrados, PERO hay muchas cosas que el NO HARA porque ama a Dios: con Cristo en nosotros, vivimos como Cristo lo hizo.

1 CORINTIOS 6:12 “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen...”

ROMANOS 6:1-2 “¿PUES qué diremos? Perseveraremos en pecado para que la gracia crezca? En ninguna manera. Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?”

1 JUAN 2:6 “El que dice que está en él, debe andar como él anduvo.”

No nos aprovechamos o abusamos de la gracia de Dios, sino que nos SOMETEMOS a El en agradecimiento.

ROMANOS 6: 13-14 “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumento de iniquidad; antes PRESENTAOS á Dios como VIVOS DE LOS MUERTOS, y vuestros miembros á Dios por INSTRUMENTOS DE JUSTICIA. Porque el pecado NO se enseñoreará de VOSOTROS; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.”

Dios dice que esta gracia misma nos enseña como hemos de vivir:

TITO 2:11-14 “Porque la gracia de Dios que trae salvación á todos los hombres, se manifestó. Enseñándonos que, RENUNCIANDO á la impiedad y á los deseos mundanos, vivamos en este siglo TEMPLADA, Y JUSTA, Y PÍAMENTE, esperando aquella esperanza bienaventurada, y la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo. Que se dió á sí mismo por nosotros para redimirnos de TODA iniquidad, y limpiar para sí UN PUEBLO PROPIO, CELOSO DE BUENAS OBRAS.”

Volviendo a Romanos 3:26, vemos que esta justicia es SOLO DE DIOS, y que CRISTO es el que nos justifica – NO NOSOTROS. Nosotros (lo que antes eramos) estamos muertos, y vivimos solo a través de Cristo: lo que hacemos, entonce, no lo hacemos realmente nosotros; CRISTO EN NOSOTROS ES TODO LO QUE CUENTA. El intentar utilizar las buenas obras mencionadas en los últimos versos (TITO 2:14) para NUESTRA ventaja es imposible: no podemos 'mejorar' nuestra posición ante Dios porque NUESTRA justicia nunca será aceptada: solo la justicia de Cristo puede serlo, y lo que nosotros hagamos no la afectara.

ISAIAS 64:6 “Si bien TODOS NOSOTROS somos como suciedad, y TODAS NUESTRAS justicias como trapo de inmundicia.”

Dios es tan contundente al respecto que esto es lo que El nos dice: si intentamos hacernos 'mejores' mediante las buenas obras, o lo que es lo mismo, justificarnos a nosotros mismos, entonces Cristo no puede hacer mas por nosotros hasta que El nos haga ver nuestro error (es decir, debemos darnos cuenta de ello para que Cristo siga obrando a través nuestra).

GALATAS 5:4 “VACIOS sois de Cristo los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.”

Poniéndolo de manera simple: si pedimos a Dios que nos de 'crédito' por las buenas cosas que hayamos hecho, debemos esperar entonces, que también nos condene por el bien que no hemos hecho y Cristo aquí estaría fuera de la cuestión ¿no? La alternativa es OLVIDAR cualquier noción que tengamos de como complacer a Dios por nuestras buenas obras y aceptar la justicia que Cristo nos da, que es UN HECHO COMPLETO EN SI MISMO. Por supuesto, con Cristo dentro nuestro, estaremos DESEOSOS de hacer buenas obras, pero nosotros NO tenemos que obtener crédito por ello ya que es SOLAMENTE CRISTO TRABAJANDO A TRAVES NUESTRO. Dios ya nos ha juzgado por esto como justos y no tiene ya nada que ver con juzgar nuestras buenas acciones: las cosas que Cristo hace EN NOSOTROS ya han sido determinadas por el Padre.

EFESIOS 2:8-10 “Porque por GRACIA sois salvos por la fe; y esto NO DE VOSOTROS, pues es DON de Dios: NO POR OBRAS, para que nadie se gloríe. Porque SOMOS HECHURA SUYA, criados en CRISTO JESÚS para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas.”

Nosotros no podemos mejorar esto, ni con buenas obras ni con cosa alguna. Tampoco podemos hacernos merecedores de su gracia, no porque nunca podamos ser merecedores, sino porque DIOS YA NOS HA HECHO MERECEDORES!!
 

COLOCENSES 1:12 "Dando gracias al Padre que NOS HIZO APTOS para participar de la suerte de los santos en luz.”

Por tanto un Cristiano nunca se avergüenza o se siente culpable: no nos aproximamos a Dios sintiéndonos poca cosa o con timidez, porque CRISTO ESTÁ EN NOSOTROS y NOSOTROS ESTAMOS EN ÉL. Solo los pecadores tiemblan ante Dios: nosotros fuimos una vez pecadores, pero por la gracia de Dios y su amor por nosotros ya no pecamos mas. De esta manera muestra El Su amor por nosotros:

ROMANOS 5:8-9 “Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS. Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.”

Nosotros no podemos hacer nada a cambio sino amarle con todo nuestra alma, nuestra mente y nuestro corazón (MATEO 22:37). “Le amamos, porque El nos amó primero”. (1 JUAN 4:19). La Sangre que Jesús derramó por nosotros era el precio que El pagó por redimirnos, es decir, con Su Sangre nos 'compró' sacándonos del pecado: de esto se deduce que LE PERTENECEMOS. 

1 CORINTIOS 6:19-20 “¿O ignoráis que VUESTRO CUERPO ES TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que NO SOIS VUESTROS? PORQUE COMPRADOS SOIS POR PRECIO: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo.”

Sabemos que no somos pecadores ya mas. En lugar de esto somos hijos de Dios, llamados a servirle y amarle con todo nuestro corazón. Porque de la justicia que El NOS ha dado en Cristo, no tenemos porqué temer, sino simplemente venir ante El como hijos confiados a su amante Padre, SABIENDO que El nos ha HECHO merecedores de este maravilloso privilegio.

ISAIAS 32:17 “Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, REPOSO Y SEGURIDAD PARA SIEMPRE.”

HEBREOS 4:16 “Lleguémonos pues CONFIADAMENTE al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.”

JESUS MURIO POR TUS PECADOS     JESUS ES TU VIDA     JESUS ES TU JUSTICIA

MIENTRAS QUE LEEIS ESTOS ESTUDIOS TENED VUESTRAS BIBLIAS CERCA
Y LEED CON DETENIMIENTO LAS ESCRITURAS A LAS QUE HACE REFERENCIA.
ORAD DESPUES SOBRE ELLAS Y PEDID A DIOS QUE OS REVELE
LO QUE OS HA DICHO A VUESTRO CORAZON.

ES SU PALABRA - SOLO EL TE PUEDE MOSTRATELA.

Si no estas habituado a buscar versos en la Biblia lee la siguiente página. 

Como usar la Biblia


La biblia está dividida en dos Testamentos, el Viejo Testamento y el Nuevo Testamento.
Cada uno de estos está dividido en libros; treinta-y-nueve en el Viejo, veintisiete en el Nuevo. Los libros están divididos en capítulos (excepto por cinco de ellos que son cortos: Abdías, Filemón, 2 Juan, 3 Juan y Judas), y estos a su vez están divididos en versos. Cada verso se conoce primero por el libro en el que está, después el capítulo en el que está en dicho libro, y finalmente el número de verso. Las únicas excepciones son los cinco libros mencionados anteriormente, que solo constan de un capítulo, así que todo lo que necesitamos saber es el nombre del libro seguido por el número de verso. De esta forma ISAIAS 27:3 significaría el tercer verso del capítulo veintisiete del libro de Isaías; 1 PEDRO 4:10 significaría el décimo verso del capítulo cuarto del primer libro de Pedro; JUDAS 11, el verso onceavo de Judas, y así sucesivamente.

Para encontrar un verso dado primero tienes que encontrar el libro correspondiente, que es la parte mas difícil. Si vas a las primeras páginas de tu Biblia deberías encontrar una lista de todos los libros en orden, junto con el número de página donde comienza cada uno (un indice); si no tienes dicha lista te merecerá la pena hacerte una tu mismo. ¡Asegúrate de incluir todos los sesenta-y-seis libros! Una vez que hayas encontrado el libro es simplemente cuestión de encontrar el capítulo y después el verso o los versos que buscas; todos están marcados claramente. Si necesitas ayuda, pregunta a alguien. Como práctica, busca algunas de las escrituras que hemos visto en el estudio que hemos leído y asegúrate de que el verso que encuentres es el que figura entre.

Observa que los nombres de algunos libros empiezan con un número: 1 SAMUEL ( que se lee 'Primero de Samuel'), 2 SAMUEL ('Segundo de Samuel'), 1 REYES ('Primero de Reyes') y así sucesivamente. Ten cuidado de distinguir entre Juan, 1 Juan, 2 Juan y 3 Juan. En la mayoría de las Biblias, a Juan se le identifica como 'San Juan' en la parte superior de la página.

Los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento (MATEO, MARCOS, LUCAS Y JUAN) son llamados Los Evangelios.

Los libros que van desde ROMANOS hasta JUDAS son llamados Epístolas, lo que significa exactamente 'cartas'. De todos ellas, las que van desde ROMANOS hasta FILEMON fueron escritas por Pablo y llevan el nombre de la iglesia o persona a la que en principio iban dirigidas. Las restantes desde SANTIAGO a JUDAS llevan el nombre de la persona que las escribió.

A veces con el fin de ahorrar espacio abreviamos el nombre del libro. Cuando hagas esto, ten cuidado de que sea claro a qué libro te refieres: 'T' podría significar 'Timoteo' o 'Tito', así que es mejor escribir 'TIM' o 'TIT'. Uno que siempre da lugar a confusiones es 'FIL': si es seguido por el capítulo y además el verso pertenece a 'Filipenses' mientras que si es seguido solo por un número probablemente sea 'Filemón' refiriéndose entonces al número de verso. De todas maneras, algunas veces al decir 'FIL 3' podría significar 'Filipenses, capítulo tres' lo cual se refiere al capítulo en su totalidad. Lo mas seguro es usar siempre 'FILEM' para 'Filemón'. Algunas de estas abreviaturas se usarán de ahora en adelante en los estudios: si no estás seguro/a, simplemente pregunta.

Ora siempre a Dios acerca de las escrituras que hayas leído y pídele que te muestre lo que quiere decir. ES SU PALABRA – Solamente El puede hacer que la entiendas.

2 TIMOTEO 2:15 “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.”

Orando

Sabemos que Dios nos ama, porque El envió a Su Hijo Jesucristo para morir por nosotros, para que por Su Sangre pudiesemos ser justificados ante Dios. Por esta razón nosotros le amamos a El: somos SUYOS y nosotros le damos nuestras vidas.

1 JUAN 3:16 “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.”

También sabemos que Dios nos ama, porque El nos ha hecho HIJOS SUYOS a través de JESUCRISTO EN NOSOTROS.

1 JUAN 3:1 “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.”

GALATAS 3:26 “Porque TODOS sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús,”

Sabiendo que Dios nos ama, podemos confiar en que El nos cuidará y proveerá para nosotros: El DEBE hacer esto como nuestro Padre que es, por Su Hijo, Cristo en nosotros. 

MATEO 6:31-33 “No os angustiéis, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles se angustian por todas estas cosas, pero vuestro Padre Celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

FILIPENSES 4:19 “Mi Dios, PUES, suplirá TODO LO QUE OS FALTA conforme a Sus riquezas en gloria en CRISTO JESÚS.”

Una vez más vemos que esta bendición viene a nosotros POR MEDIO DE CRISTO JESUS – Aquel que es nuestra VIDA (COLOCENSES 3:4). Si mostrásemos pereza o ingratitud por tan maravillosas promesas, podríamos sentarnos y no hacer nada mientras esperamos que Dios cuide de todo por nosotros: sin embargo, El espera que con Cristo dentro de nosotros querremos agradecerle y darle la gloria a El por todas Sus bendiciones.

COLOCENSES 1:12 “Y, con gozo, DAREIS GRACIAS al PADRE que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz.”

Además, cuando las necesidades aparecen, El espera que nosotros que SE LO DIGAMOS, que OREMOS sobre ello. 

FILIPENSES 4:6“Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestra peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, CON ACCIÓN DE GRACIAS.”

LUCAS 18:1 “También les refirió Jesús una parábola sobre LA NECESIDAD DE ORAR SIEMPRE y no desmayar.”

Desde luego, ya sabemos antes de empezar que El nos ha prometido que suplirá por dicha necesidad, así que no oremos dudando o con incertidumbre: antes bien, vengamos ante Dios con alabanza y dándole las gracias, SINTIENDONOS COMPLETAMENTE SEGUROS en nuestro corazón.

SALMOS 100:4 “Entrad por sus puertas con ACCION DE GRACIAS, por sus atrios con ALABANZA. ¡Alabadlo, bendecid su nombre!”

El Espiritu Santo

El patrón bíblico para la salvación está bien claro:

HECHOS 2:38 "Y Pedro les dice: ARREPENTÍOS, y BAUTÍCESE cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; Y RECIBIRÉIS EL DON DEL ESPÍRITU SANTO."

'Arrepentíos' significa 'cambiad vuestra manera de pensar' o 'dad un giro de 180 grados en vuestra actitud'; o lo que es lo mismo, dar completamente la vuelta a tu manera de pensar por el poder de Dios y mirar hacia El. Mucha gente confunde esto con la salvación, pero la Palabra de Dios es clara: a menos que AMBAS de estas otras condiciones sean satisfechas, NO HAY SALVACION.

El mismo Jesús dijo esto::

JUAN 3:5 "Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que EL QUE NO NACIERE DE AGUA Y DEL ESPÍRITU, NO PUEDE ENTRAR en el reino de Dios."

Vemos que a veces se Le menciona como 'el Espíritu' y otras como 'el Espíritu Santo'. A veces la palabra 'Santo' no es necesaria y se Le llama simplemente 'Espíritu'. Otros nombres por los cuales se reconoce al Espíritu Santo en la Biblia son:

El Espíritu de Dios (MATEO 3:16) El Espíritu del Señor (LUCAS 4:18)
El Espíritu de Cristo (ROMANOS 8:9) El Espíritu de Verdad (JUAN 14:17)
El Espíritu de Vida (ROMANOS 8:2) El Espíritu de Adopción (ROMANOS 8:15)

Hay otros también, pero lo importante es que veamos que estos NO SON diferentes espíritus, por que solo hay UN Espíritu de Dios:

EFESIOS 4:4 "Un cuerpo, y UN ESPÍRITU; como sois también llamados á una misma esperanza de vuestra vocación."

Así sabemos por la Palabra de Dios que todos los nombres mencionados mas arriba solo son diferentes nombres para un mismo Espíritu.

Cuando el Espíritu viene a nosotros lo sabemos por un signo evidente que siempre Lo acompaña: el acto de hablar en una nueva lengua ( o simplemente 'hablar en lenguas') – mira en HECHOS 2:4; HECHOS 10:46 (con el 45); HECHOS 19:6. Cuando 'recibimos' al Espíritu Santo' El viene dentro de nosotros y vive en nosotros.

JUAN 14:16-17 "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro CONSOLADOR, para que ESTÉ CON VOSOTROS PARA SIEMPRE: Al ESPÍRITU DE VERDAD, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y SERÁ EN VOSOTROS."

En el siguiente verso se nos revela algo mas maravilloso aun:

JUAN 14:18 "No os dejaré huérfanos: VENDRÉ Á VOSOTROS."

y de nuevo:

JUAN 14:20 "En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y VOSOTROS EN MÍ, y YO EN VOSOTROS."

Aquí vemos nuevamente lo que ya sabemos; que cuando recibimos al Espíritu Santo, JESUS VIENE A VIVIR EN NOSOTROS y EMPEZAMOS A VIVIR UNA VIDA NUEVA EN EL (2 CORINTIOS 5:17; COLOCENSES 1:27; EFESIOS 2:6...). Podemos entender ahora como el Espíritu Santo hace que esto ocurra primero para después REVELARNOSLO A NOSOTROS. Este es Su trabajo prioritario: MOSTRAROS A CRISTO EN VUESTROS CORAZONES.

JUAN 16:14 "El me glorificará (Jesús): porque tomará de lo mío, y os lo hará saber."

El Espíritu nos enseña así, cómo al estar Cristo en nosotros, somos hijos e hijas de Dios:

ROMANOS 8:16 "Porque el mismo Espíritu da testimonio á nuestro espíritu que SOMOS hijos de Dios."

Pero hay algo mas que esto en Su trabajo, ya que es A TRAVES DEL o EN EL ESPIRITU SANTO por lo que podemos venir ante Dios como un miembro mas de Su casa o familia.

EFESIOS 2:18-19 "Que por él (Jesús) los unos y los otros tenemos entrada POR (o EN) UN MISMO ESPÍRITU al Padre. Así que YA NO sois extranjeros ni advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios."

El Espíritu nos da libre acceso a Dios de una manera muy simple, como otra escritura nos muestra:

1 CORINTIOS 14:2 "Porque el que habla en lenguas, no habla á los hombres, sino á Dios; porque nadie le entiende, aunque EN ESPÍRITU hable misterios."

Cuando oramos en la nueva lengua que Dios nos da estamos orando EN EL ESPIRITU y hablando directamente a Dios. La 'lengua' que recibiste cuando el Espíritu Santo vino sobre ti NO es una experiencia que ocurra una vez en tu vida, y TAMPOCO es algo a lo que se recurre solo en 'ocasiones especiales': es mas bien un regalo VITAL y ESENCIAL para TI, que puedes usar A DIARIO. POR MEDIO DE ESE ESPIRITU TU COMPARECES ANTE LA PRESENCIA DEL PADRE.

ROMANOS 8:26-27 "Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque QUÉ HEMOS DE PEDIR COMO CONVIENE, NO LO SABEMOS; sino que EL MISMO ESPÍRITU pide por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones, sabe cuál es el intento del Espíritu, porque conforme á la voluntad de Dios, demanda por los santos."

Estos versos nos dicen que NO PODEMOS orar con efectividad sin esta milagrosa ayuda del Espíritu. Al orar con nuestras propias palabras no necesariamente lo hacemos en la perfecta voluntad de Dios; la Palabra de Dios lo dice así y Jesús también lo dijo.

JUAN 4:23-24 "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los VERDADEROS ADORADORES adorarán al Padre EN ESPÍRITU Y EN VERDAD (no de manera falsa); porque también el Padre tales adoradores busca que adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, EN ESPÍRITU Y EN VERDAD ES NECESARIO que adoren."

Aquí vemos que no hay 'otra salida' ni medidas sustitutorias: DEBEMOS orar a Dios en el Espíritu. Así que después de haber orado por las cosas que sabemos que Dios quiere para nosotros (de acuerdo con Su Palabra), dejamos que el Espíritu ore a Dios en nuestro lugar: “el Espíritu intercede por nosotros”. Para permitirle hacer esto simplemente dejamos nuestros labios en Sus manos y LE dejamos usar la nueva lengua que El mismo nos ha dado para Glorificar a Dios. De esta manera nuestra mente no interviene para nada.

1 CORINTIOS 14:14-15 "Porque si yo orare en lengua desconocida, mi espíritu ora; mas mi entendimiento es sin fruto. ¿Qué pues? Oraré con el espíritu, mas oraré también con entendimiento..."

Por tanto nuestra vida de oración consiste en dos partes: orar EN o CON EL ESPIRITU y orar CON EL ENTENDIMIENTO. Todos los hombres pueden orar a Dios con el entendimiento, pero solo aquellos que son de Cristo pueden orar en el Espíritu, y “el Padre busca a tales para que le adoren”. El está buscando hombres y mujeres que estén preparados a dar su tiempo y RENDIR sus labios para Su gloria, y que al mismo tiempo sepan dejar sus propios pensamientos a un lado.

HEBREOS 13:15 "Así que, ofrezcamos por medio de ÉL (y no por nosotros mismos) á Dios SIEMPRE sacrificio de alabanza, es á saber, fruto de labios que confiesen á su nombre."

NOTA: Según vayais descubriendo estas escrituras en vuestras Biblias, algunos os sorprenderéis al ver 'Espíritu' (con mayúscula) y 'espíritu'. Por ejemplo, Jesús habla de adorar al Padre 'en Espíritu', mientras que Pablo dice 'en el espíritu'. De todas maneras, no hay porque preocuparse con esto porque tal y como la Biblia fue escrita originalmente (todas las letras en mayúsculas), no había diferencia entre ambas formas, así que las dos frases son realmente la misma.

La mente

El Espíritu no se limita a mostrarnos a Cristo en nuestros corazones: Su labor se extiende además en mostrarnos cada vez mas todas las cosas de Dios según vamos caminando con El.

JUAN 14:26 "Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, ÉL OS ENSEÑARÁ TODAS LAS COSAS, y os recordará todas las cosas que os he dicho."

JUAN 16:13 "Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, ÉL OS GUIARÁ Á TODA VERDAD; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir."

Es importante que veamos como se nos da esta enseñanza. Si queremos aprender algo por nosotros mismos nos lo estudiamos y pensamos 'ya está'. Una vez memorizado y comprendido, lo guardamos en nuestra mente. Esta no es la manera en la que Dios opera, porque El sabe que nuestra mente no puede 'manejar' las maravillosas verdades que El tiene para mostrarnos: ¡la mayoría de esas verdades parecen demasiado fantásticas para creerlas! Nuestras mentes simplemente no pueden aceptar lo que Dios quiere decirnos.

ISAIAS 55:8-9 "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo JEHOVÁ. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos."

Por esto es por lo que Dios dice “NO OS ANGUSTIEIS” (MATEO 6:31). En lugar de esto El nos ha dado los medios para SABER lo que El quiere que sepamos sin siquiera tener que pensar en ello. Esto es realizado milagrosamente por el Espíritu:

1 CORINTIOS 2:12 "Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, PARA QUE CONOZCAMOS lo que DIOS NOS HA DADO."

El Espíritu no opera desde nuestra mente porque Dios Le ha emplazado en nuestro corazón.

GALATAS 4:6 "Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo en vuestros corazones, el cual clama: Abba, Padre."

Y es desde el corazón que El opera en nosotros, llenándonos con el amor de Dios.

ROMANOS 5:5 "Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado."

De esta manera vemos que es por medio de Su poder que podemos corresponder al amor que El tiene por nosotros, como El nos ordena.

MATEO 22:37-38 "Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de TODO TU CORAZÓN, y de toda tu alma, y de toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento."

Todo esto es maravillosamente simple, y nada puede jamas cambiarlo, pero nuestra mente a veces nos dice lo contrario. Nos dice que no merecemos la gracia de Dios, pero Dios dice que El nos ha hecho merecedores (COLOCENSES 1:12) a través de CRISTO EN NOSOTROS (COLOCENSES 1:27). Nuestra mente nos dice que somos pecadores y que por consiguiente merecemos ser condenados: Dios dice que El NO NOS CONDENARA porque estamos EN CRISTO (ROMANOS 8:1). La mente nos dice que nos faltan cualidades y que somos inadecuados para todo tipo de cosas que se nos puedan ocurrir, pero Dios dice que El ha hecho a Cristo nuestra sabiduría, nuestra justicia, y muchas otras cosas (1 CORINTIOS 1:30) – de hecho, TODA LA PLENITUD DE DIOS.

COLOCENSES 2:9-10 "Porque en él habita TODA la plenitud de la divinidad corporalmente: Y EN ÉL ESTÁIS CUMPLIDOS, el cual es la cabeza de todo principado y potestad."

Esto es demasiado para que nuestra mente lo pueda asimilar. Lo es incluso para nuestro corazón, y es solo por el poder del Espíritu dentro de nosotros que El nos lo da a CONOCER.

1 CORINTIOS 2:9-10 "Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vió, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios."

Esto no es algo que podamos entender o explicar con la habilidad de nuestra mente: SIMPLEMENTE, nosotros conocemos esto por y solo por el poder de Dios. El Espíritu está continuamente motivándonos y en contrapartida nuestra mente está al mismo tiempo, luchando contra esta motivación, razonando y preguntándose todo aquello que Dios nos dice, e intentando a toda costa impedirnos que avancemos en el conocimiento de Dios. Por esta razón, se nos dice que 'destronemos' a nuestra mente y dejemos el trono a Dios.

2 CORINTIOS 10:5 "Destruyendo consejos, y toda altura que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intento á la obediencia, de Cristo."

Las escrituras nos muestran claramente como hacer esto:

1 CORINTIOS 2:14 "Mas el hombre animal (un hombre no nacido de nuevo por el Espíritu de Dios) no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente."

Por tanto nuestra mente solo puede ser 'destronada' POR EL PODER DEL ESPIRITU DE DIOS EN NUESTROS CORAZONES. Tenemos que ORAR SIEMPRE para que este poder opere poderosamente en nosotros, mostrándonos a Cristo en nuestro corazón como nuestra esperanza de gloria – y guiándonos en toda la verdad. Entonces, cuando oremos en el Espíritu, NUESTRA MENTE NO INTERVENDRA EN NINGUN MOMENTO y el Espíritu estará EN CONTROL.

1 CORINTIOS 14:14 "Porque si yo orare en lengua desconocida, mi espíritu ora; mas MI ENTENDIMIENTO ES SIN FRUTO."

Tómate de media a una hora diaria para estar a solas con Dios, y habla con El en el Espíritu. Esto complace a Dios, ya que el Espíritu siempre ora conforme a su voluntad (ROMANOS 8:27). Esto también es muy provechoso para ti, porque mientras que el Espíritu fluye a través de ti en oración, El al mismo tiempo RENUEVA y TRANSFORMA (hace nueva) tu vieja manera de pensar, y da SEGURIDAD A TU CORAZON. Esto es precisamente lo que tu Padre quiere.

ROMANOS 12:2 "Y no os conforméis á este siglo; mas REFORMAOS por la RENOVACIÓN (haciendo nuevo) DE VUESTRO ENTENDIMIENTO, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Ver también EFESIOS 4:23).

Cuando esto ocurre, el Espíritu nos revela aun el CUMPLIMIENTO DE OTRO HECHO: Ya que somos completamente justos, porque CRISTO ES NUESTRA JUSTICIA, así mismo tenemos ya SU MENTE.

1 CORINTIOS 2:16 "Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿quién le instruyó? (Ver verso 9) MAS NOSOTROS TENEMOS LA MENTE DE CRISTO."

Esto no tiene nada que ver con nuestra mente física, porque el Espíritu (y Jesús) operan SOLAMENTE desde el CORAZON. Nosotros en el fondo SABEMOS, que lo que Dios dice es verdad, y sabemos lo que El quiere que hagamos mientras caminamos con El día a día. Así el Espíritu nos DIRIGE: en lugar de DAR SALIDA a nuestros problemas por cuenta propia, dejamos que Dios decida, conforme a Su Palabra tal y como El lo puso en nuestro corazón por medio de Su Espíritu – esta forma de vida es la adecuada para nosotros como hijos e hijas de Dios.

ROMANOS 8:14 "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, LOS TALES son hijos de Dios."

Por tanto con todos nuestros pensamientos sometidos a Cristo y nuestros corazones llenos con El y Su amor, nosotros continuamos alabando a nuestro Padre en el Espíritu y “si Dios es por nosotros, ¿quien contra nosotros?” (ROMANOS 8:31).

Mucho mas se podría decir (y se dirá) sobre la manera en la que debamos hablar con nuestro Padre. Por el momento, ahí van unos simples puntos que deberíais saber: si queréis saber algo mas, id a los pastores o ancianos de tu iglesia y pregúntadles por escrituras.

Recuerda los versos que hemos visto al principio de este estudio: tu eres un hijo de Dios y puedes hablar libremente con El como Padre. ¡Confía en El! El ha prometido cuidar de ti, y El siempre mantiene Su Palabra.

Recuerda que ahora tu estás sentado en el cielo con Cristo (EFESIOS 2:6), de manera que cuando ores, ten siempre a Dios ante ti: El no está lejos, ¡no hay necesidad de gritar! ¡Estás hablando con el cara a cara!

Recuerda que después de haber hecho tu petición particular en tu propia lengua, es mas simple y bastante mas provechoso orar en el Espíritu, porque entonces SABES que estás orando de acuerdo con lo que EL quiere (ROMANOS 8:27). Esto es lo que Dios ha dicho, por tanto como con todo lo demás simplemente confías en Dios y crees que es la verdad. Las escrituras dicen que (obviamente) no entenderás lo que estás diciendo, ni tampoco los demás (CORINTIOS 15:2), porque ESTAS HABLANDO A DIOS. Tu sólo alábale en tu corazón y déjale usar tus labios para Su gloria. Esta es la única manera en la que puedes hablar con El sin dejar que tu mente se interponga.

La mayoría de las veces cuando ores alabarás a Dios en el Espíritu y Le agradecerás por las cosas tan maravillosas que El ha hecho en tu vida, pero aquí tienes algunas puntos por los que puedes orar en particular:

  • Para que toda la labor de extender la Palabra de Dios en el mundo sea completada. (2 TESALONICENSES 3:1)
  • Por todos tus hermanos y hermanas en el Señor. (SANTIAGO 5:16)
  • Por la salvación de todas las almas, ESPECIALMENTE aquellos que se oponen a la Palabra. (LUCAS 6:28)
  • Por todos los que ocupan una posición de autoridad, en la iglesia y en el mundo. (HEBREOS 13:7; TIMOTEO 2:1-4)
  • Por sabiduría. (SANTIAGO 1:5)
  • Por revelación de las escrituras, especialmente de cualquier verso que tu no entiendas (señala a Dios lo que El ha dicho y pídele que te revele su significado a través del Espíritu que El ha puesto en tu corazón).
  • Por amor, alegría, paz, paciencia, fe, mansedumbre, etc. (¡un montón de versos!).
  • Para que TU entiendas la voluntad del Señor y llegues a conocer tu llamamiento – qué lugar ocupas tu en el plan de Dios (EFESIOS 5:17).
  • Para que Dios sea glorificado en la tierra (1 PEDRO 4:11).
  • Para que se haga la voluntad de Dios en todas partes (LUCAS 22:42).

Si alguna vez oras a Dios por alguna necesidad y El parece no contestar, no dejes de orar: continúa orando y dándole gracias. Después de todo, El ha prometido proveer para todas tus necesidades. Si el Señor parece tardar es porque está observándote para ver si eres fiel o no – ¡así que continua orando!

No sientas timidez delante de Dios: se humilde, por supuesto, pero al mismo tiempo ¡ten presentes tus derechos! El quiere que seamos audaces y nos quitemos las máscaras delante de El. Se consciente de que tienes la justicia de Jesús y no te avergüences o estés 'pendiente de ti mismo': orar es algo totalmente natural. Ahora bien, tampoco se debe dar lugar a la histeria o a emociones fuera de lugar.

Cuando ores en grupo o en una reunión, mantén tu voz a nivel normal y a tono con los otros. Levantar la voz por encima de la del resto de tus compañeros u orar por 'arrebatos' de repente, distrae a los demás.

Cuando decidas estar con Dios y hablar con El, ¡ora! No intentes estar en otra parte al mismo tiempo – ni incluso leyendo la Biblia por poner un ejemplo, porque esto te restará la atención necesaria para orar. (Muy ocasionalmente mientras ores, el Espíritu te revelará algo de tal forma que sentirás la necesidad de buscar en tu Biblia: Si esto ocurre, compruébalo pero vuelve a la oración lo antes posible. Si no te es posible hacerlo rápido, anótalo en un papel y ocúpate de ello después.)

No podemos decirte cuanto tiempo debes de pasar orando, pero la mayoría encuentran que media hora diaria es un mínimo aceptable. En esta materia como en todas las otras recuerda que tu estás muerto y que tu vida está ahora en Dios (COLOCENSES 3:3) – TODO lo que hacemos es para alabarle tanto si estamos orando como si no. Así que no es cuestión de orar media hora de reloj y después olvidarse de Dios para hacer otras cosas – según vayas caminando con El, naturalmente sentirás la necesidad de pasar mas y mas tiempo de rodillas, y el resto del tiempo alabándole de otras formas. Los periodos de oración largos siempre son útiles: mucha gente intenta apartar una hora cada día, y de vez en cuando, dos o incluso tres o más horas al tiempo. Al principio, puede que encuentres difícil orar durante largo tiempo (y, por supuesto, tienes que hacerlo en el Espíritu), porque es muy fácil que te asalten distracciones a la mente. Persevera, y verás que pronto llega a ser algo bastante natural. Es importante que no ores 'por ráfagas' o de manera irregular dejándote llevar por la emoción – un minuto aquí, cinco allá – así no, mas bien dedicando este tiempo totalmente a tu Padre.

Nunca hagas ostentación de tus oraciones: el asunto es entre tu y Dios. Cuando te reúnas para ello, no mires a tu alrededor o escuches lo que los otros dicen: tu estás en el cielo con Jesús y no deberías de preocuparte con nada mas.

Si estás orando delante de una silla o cama no hundas tu cabeza en ella: mira hacia arriba. Habla a Dios como si fuese alguien que está enfrente tuya. A menudo levantamos nuestras manos para alabar a Dios: esto es conforme a la escritura (1 TIMOTEO 2:8).

No tengas miedo de reclamar a Dios lo que El mismo ha dicho: cita las escrituras a Dios con audacia, diciéndole ¡lo que El ya ha prometido de antemano que va a hacer por ti! ¡Se ferviente y se constante en tus oraciones! Nunca sientas desgana al orar ni en cualquier otra cosa que hagas: ahora estás sirviendo a Dios. Antes bien:

HEBREOS 10:22 "Lleguémonos con CORAZÓN VERDADERO, en PLENA CERTIDUMBRE de FE, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua limpia."

Recopilado por Pentecost Revival Centre, Ballarat, Australia, aprox. 1968-1972.